Fisioterapia - Clinica Kineza

LLÁMANOS      987105900  |  666653087    
LLÁMANOS      987105900  |  666653087   
987 105 900
666 653 087
Pedir cita
Vaya al Contenido
Fisioterapia y Osteopatía

Según la Confederación Mundial de Fisioterapia, la fisioterapia se define como el área de la salud responsable de fomentar, desarrollar, mantener y rehabilitar las capacidades de movilidad y funcionalidad de las personas a lo largo de su vida.
Terapia manual y osteopatía en adultos
 
Mediante un conocimiento profundo de la anatomía, biomecánica, fisiología y patología del cuerpo humano y bajo una visión global del mismo; buscamos recuperar la funcionalidad y movilidad, para restaurar la salud de nuestros pacientes.
 
¿Cómo es una sesión de fisioterapia y osteopatía en nuestra clínica?
Se inicia elaborando una historia clínica, tras ella se realiza una exploración física y se propone un tratamiento basado en una combinación de técnicas de Terapia Manual Ortopédica y Osteopática en sus diferentes ramas: visceral, craneal, estructural; abordando tanto tejidos blandos (músculos, tendones…) como articulaciones. Todo ello acompañado de una pauta de tratamiento activo, reeducación de hábitos erróneos y medidas preventivas.
 
Mediante la aplicación de las técnicas manuales, se busca, según cada caso, prevenir lesiones, mejorar la movilidad y funcionalidad, aumentar la estabilidad, disminuir la inflamación, modular el dolor, influir en el sistema nervioso y mejorar el proceso de cicatrización de los tejidos.
 
Entre otros, los problemas más comunes que podemos tratar con esta opción terapéutica, son:
  • Problemas degenerativos: artrosis, hernias discales…
  • Síndromes de atrapamiento nervioso: túnel carpiano, cérvico-braquialgias, ciáticas…
  • Rehabilitación posquirúrgica: Ligamentoplastias, menisectomías, artroscopias…
  • Rehabilitación traumatológica: esguinces, tendinopatías, fracturas…
  • Síndromes de dolor crónico: fibromialgia, dolor lumbar…
  • Problemas musculares: roturas fibrilares, sobrecarga…
  • Problemas viscerales.: hernia de hiato, estreñimiento, secuelas postquirúrgicas…


                    
Fisioterapia y Osteopatía en pediatría

Mediante la fisioterapia y la osteopatía pediátrica podemos analizar las etapas del desarrollo madurativo, evaluar y tratar los déficits de movilidad o zonas de tensión que interfieren en su correcta evolución y regular los trastornos digestivos mediante el uso de técnicas y maniobras de osteopatía visceral adaptadas al niñ@ o bebé.

¿Cómo es una
consulta de fisioterapia y osteopatía pediátrica?
  •  Cuando un niño o niña entra en nuestra consulta de fisioterapia se realiza una historia clínica exhaustiva en ella recopilamos datos como: la posición durante la gestación, el tipo de parto y datos de salud desde el nacimiento.
  •  Seguidamente evaluamos el desarrollo madurativo analizando la actitud postural, los reflejos primitivos y las reacciones posturales.
  •  Después realizamos una exploración física, en busca de aplanamientos o deformidades craneales, déficits de movilidad o zonas de tensión, que pueden ser origen del problema.
  •  Finalmente, diseñamos un plan de tratamiento basado en la terapia manual, con técnicas indoloras, muy suaves y precisas adaptadas al niñ@. La sesión concluye con la explicación de pautas a la familia para crear el mejor ambiente domiciliario y asegurar correcto desarrollo.
         
Los problemas más comunes que tratamos en paciente pediátrico, son:
  •  Problemas digestivos: estreñimiento, disquecia del lactante, cólicos, reflujo gastroesofágico, postquirúrgico de estenosis pilórica…
  •  Problemas respiratorios: bronquiolitis, asma.
  •  Problemas traumatológicos: parálisis braquial obstétrica, esguinces, tortícolis, prono doloroso, escoliosis, displasia congénita de cadera…
  •  Problemas de la esfera craneal: obstrucción del canal lagrimal, plagiocefalia, otitis de repetición….
  • Trastornos del desarrollo: prematuridad, retraso psicomotor, problemas equilibrio y coordinación…
Fisioterapia oncológica
 
Es la disciplina que previene, prepara, recupera, mantiene y rehabilita las secuelas del cáncer y sus tratamientos médicos.
Para ello adapta las técnicas ya existentes en fisioterapia a las necesidades y estado del paciente oncológico, siempre con el respaldo de la evidencia científica.
Destinada a cualquier paciente con diagnóstico de cáncer actual o superviviente. Lo ideal es empezar el tratamiento desde el momento del diagnóstico, para preparar al cuerpo funcionalmente y que sea capaz de adaptarse mejor a los cambios que va a experimentar, aunque también es muy efectiva durante los tratamientos oncológicos y mejora la calidad de vida de los supervivientes.
 
.¿Qué podemos tratar con fisioterapia oncológica?
  •  limitaciones funcionales y de movilidad
  •  cicatrices
  •  linfedemas
  •  fibrosis radioterápicas
  •  neuropatías inducidas por quimioterápicos
  •  secuelas de las cirugías: adherencias, neuropatías, inflamación...
  •  fatiga
  •  dolor crónico
  •  problemas respiratorios y digestivos
  •  xerostomía (déficit de salivación, boca anormalmente seca)
  •  trismo (limitación de la apertura bucal)
  •  espasmos y contracturas en zonas radiadas
  •  ejercicio terapéutico en paciente oncológico                           
 
El objetivo fundamental es mejorar la calidad de vida del superviviente o del paciente que atraviesa o va a atravesar un proceso oncológico, empoderándolo y ayudándole a superar más rápidamente las secuelas o los efectos adversos de los tratamientos oncológicos.
Fisioterapia cráneo-mandibular
 
Esta esfera de la fisioterapia tiene como objetivo primordial disminuir el dolor y las alteraciones de la articulación témporo-mandibular (ATM) y su repercusión en otras estructuras con las que se relaciona como son el cráneo, el cuello y la cintura escapular.
Se ha estimado que al menos el 80% de las personas sufre bruxismo (aprieta los dientes) en algún momento de su vida, siendo problema real en el 50% de los casos.
 
Antes de iniciar el tratamiento se elabora una historia clínica, tras ella se realiza una exploración física y se propone un tratamiento basado en una combinación de técnicas de Terapia Manual y Terapia activa.
Los problemas más comunes tratados en consulta son:
  •  Bruxismo y diduccismo
  •  Migrañas y cefaleas tensionales
  •  Tratamiento maxilofacial posquirúrgico
  •  Dolor facial y de oído
  •  Problemas discales, chasquidos articulares.
  •  Vértigos
         
Rehabilitación activa y ejercicio terapéutico
 
Mediante la pauta y aplicación de técnicas de fisioterapia activa complementamos los tratamientos de terapia manual, con el objetivo de prevenir lesiones, fortalecer la musculatura, corregir desequilibrios posturales y recuperar la funcionalidad perdida.
 
La terapia activa es una parte fundamental de todos los tratamientos de fisioterapia en nuestra clínica, pero se postula como la técnica “gold standard” en el tratamiento de: pacientes con dolor crónico, pacientes oncológicos, pacientes con patología cardiorrespiratoria y pacientes con lesiones degenerativas.
Podemos definir 2 grandes bloques de tratamiento.
  •  Tratamiento postural cuyo objetivo es mejorar la conciencia corporal, el equilibrio, la coordinación y reprogramar la postura, basado en:
      •  Método Pilates aplicado a rehabilitación.
      •  Método Hipopresivo Marcel Caufriez®.
      •  Método 5P®.       
 
  • Rehabilitación activa cuyo objetivo es usar los efectos que el ejercicio tiene sobre los sistemas corporales. Los diferentes tipos de ejercicio, a unas dosis determinadas, son capaces de estimular la liberación de una serie de sustancias (miocinas), que inducen cambios en el propio músculo y en otros órganos y tejidos a distancia. Entre esos cambios podemos destacar: mejora de la función muscular, regulación de la sensibilidad a la insulina y el peso corporal, supresión del crecimiento tumoral y mejora de la función cardiovascular.
Tratamiento físico del edema, drenaje linfático manual
 
Formados en Método Leduc®, método terapéutico reconocido y recomendado por la Sociedad Internacional de Linfología. Basado en el respeto absoluto de la fisiología y anatomía linfática, tiene como objetivo mantener o mejorar el drenaje linfático fisiológico. Constituido por un conjunto de terapias físicas combinadas entre sí:
 
      • Drenaje linfático manual (DLM): aplicación de varios tipos de maniobras, suaves e indoloras destinadas a: aumentar o mantener la actividad contráctil de los vasos linfáticos y a facilitar los mecanismos de reabsorción del edema. La mayor influencia de esta técnica es en los edemas superficiales, situados en la piel. A nivel del propio edema esta técnica, tiene influencia tanto en su parte líquida como en la parte macroproteica.
      • Vendajes multicapas: parte del método que sólo se usa en fase intensiva, realizados con la superposición de diferentes materiales y con una técnica de colocación específica, busca un efecto carcasa que permita la acción de “bombeo” durante a la actividad muscular. Se usan de forma continua y han de ser modificados diariamente. Al igual que el DLM, tiene influencia tanto en su parte líquida como en la parte macroproteica.
      • Compresión elástica profiláctica: pauta de medida de compresión elástica tras el tratamiento de los edemas primarios y secundarios, a fin de mantener los resultados obtenidos con el drenaje linfático manual y los vendajes multicapas.
Fisioterapia respiratoria

Es la aplicación de técnicas físicas basadas en el conocimiento de la fisiopatología respiratoria, para prevenir, curar y estabilizar las alteraciones que afectan al sistema torácico pulmonar.
Pensada para cualquier paciente tanto en edad temprana como adulta que presente alteraciones en el funcionamiento del sistema respiratorio.
      •  En paciente pediátrico muy eficaz en épocas de frío para prevenir el acúmulo de mucosidad en las vías respiratorias, que alteran el sueño y el apetito de los más pequeños y que, si no son eliminados, pueden provocar infecciones respiratorias.
      • El objetivo principal de la fisioterapia respiratoria pediátrica es eliminar las secreciones mediante técnicas de higiene bronquial.
      •  En el paciente adulto conseguimos disminuir síntomas como la disnea, mejorando así la calidad de vida del paciente con problemas respiratorios.
      •  También podemos tratar a pacientes que no tengan una patología respiratoria específica pero que presenten alteraciones en la biomecánica ventilatoria, bien sea por situaciones de ansiedad, estrés o simplemente porque “no respiran bien”. Mediante programas y ejercicios de fisioterapia respiratoria se puede modificar ese patrón respiratorio alterado.
     
¿Qué podemos tratar con fisioterapia respiratoria?
      •  Bronquiolitis
      •  Bronquitis
      •  EPOC
      •  Insuficiencia respiratoria
      •  Bronquiectasias
      •  Fibrosis Quística
      •   Atelectasias
      •  Asma
      •  Secuelas de procesos oncológicos
La Fisioterapia Respiratoria nunca sustituye al tratamiento médico, lo complementa.                
 
Otros tratamientos
 
Fibrolisis Diacutánea  
Técnica instrumental indicada para el tratamiento del dolor mecánico del aparato locomotor, mediante la aplicación de movimientos de fricción, bombeo y deslizamiento con unos “ganchos” de acero inoxidable sobre la piel.
Su principio de actuación es la liberación de adherencias y destrucción de partículas irritativas ente fascias y músculos, llegando a planos tisulares más profundos de difícil acceso. Entre sus beneficios podemos destacar: La mejora del movimiento de los distintos planos favoreciendo así su elasticidad, mejora local del aporte vascular e inhibición de puntos dolorosos.
 
Punción seca
Un punto gatillo miofascial (PGM) es nódulo o foco hiperirritable dentro del músculo, que es doloroso a la compresión local y puede provocar dolor referido, disfunción motora y fenómenos nerviosos autonómicos.
La punción seca es una técnica local usada para tratar problemas musculares que cursen con dolor y limitación funcional. En ella se realiza una punción del músculo con una aguja estéril de pe pequeño calibre, con el objetivo de destruir el PGM disminuyendo de forma inmediata la sintomatología y produciendo una relajación muscular refleja con aumento de la elasticidad muscular.
 
Vendajes
Vendaje funcional: basado en la inmovilización parcial de una articulación de manera que permita el recorrido articular solo hasta determinado ángulo, disminuyendo la tensión sobre el tejido lesionado evitando los efectos secundarios de la inmovilización total.
 
Vendaje neuromuscular: vendaje elástico que ayuda a la función muscular sin limitar los movimientos, manteniendo la circulación sanguínea y linfática de una manera adecuada lo que favorece una recuperación adecuada de la estructura lesionada. Entre sus efectos podemos destacar: disminución del dolor, el alivio de la fatiga muscular, la corrección articular y la mejora de la circulación sanguínea y linfática.
 
Vendaje en amputados: usado en el muñón tras la intervención quirúrgica, de tipo elástico compresivo, favorece la reducción del edema y la cicatrización. Una vez cicatrizado, se debe pasar a un vendaje compresivo de corta elasticidad con el objetivo de moldear el muñón.
Regreso al contenido